Diócesis de Granada - XXV Encuentro Regional

enc-reg-granada-1
enc-reg-granada-2
enc-reg-granada-3
enc-reg-granada-4

 

El  pasado día 23 de octubre en el Colegio de  Marina, Torre de Benagalbón-Málaga, tuvimos nuestro encuentro Regional.

Este año, tal y como nos recordaba en su carta invitación nuestra delegada, Manoli Suárez: “Deseamos hacer de este encuentro aniversario una ocasión para la fiesta y el recuerdo de quienes nos han precedido en las tareas, trabajos y desvelos. Y de lo que han significado estos 25 años para la asociación, .25 años de lucha y de entrega por y hacia los más necesitados, siguiendo el carisma vicenciano de crecimiento y adaptación, de renovación y afianzamiento de nuestras raíces de gozos y de sombras”.

Para celebrar este aniversario, hemos dedicado muchas horas y trabajo, así como toda nuestra ilusión y esmero en ultimar detalles para que todo saliera bien y tener un encuentro festivo  y fraterno, digno de conmemorar  dicho evento. Y tras sortear el obstáculo más serio: a escasos 2 meses de la fecha fijada nos encontramos que por unas obras imprevistas en la Casa Provincial de Granada no podíamos tener nuestro encuentro allí, como es tradición, por lo que tuvimos que buscar una casa alternativa, nos decidimos por La Marina de Benagalbón entre todas las que nos ofrecieron con tanta generosidad las Hermanas, por el gran eco que tiene este sitio para los vicencianos.

Este es el  programa del encuentro:

  • 10:00 Llegada y acogida, entrega de material.
  • 10:15 Laudes
  • 10:45 Saludos
  • 11:15 Mesa redonda: evolución del trabajo y del servicio desde nuestros 25 años de andadura, después coloquio abierto.
  • 12:15 Pausa.
  • 12:45 Representación del Monólogo de  San Vicente por: Jesús Arias.
  • 13:30 EUCARISTÍA
  • 14:30 Comida.
  • 16:30: Homenaje a las voluntarias mayores.
  • 17:30  Salida y buen retorno.

La llegada fue, como siempre, un encuentro de las voluntarias/os de las distintas provincias, que dan testimonio de la fraternidad y del sentir que se prolongó a lo largo de todo el encuentro.

Los laudes que iniciamos con el canto: “En el nombre del Señor nos hemos reunido” porque Él es quien nos convoca;  los saludos de la Delegada, del Padre Consiliario, de la Hermana Asesora Sor Carmen Varona y la lectura de las cartas de adhesión, dieron inicio a nuestro encuentro.

La mesa redonda estuvo presidida por nuestro Consiliario Regional, Padre Teodoro Martín, y contó con la participación de todas las Delegadas y Presidentas Diocesanas anteriores que pudieron asistir y que nos contaron su experiencia como voluntarias y como diocesanas, así como, lo que para ellas supuso ese desafío de servicio a la asociación en el desempeño de un cargo.

La representación del monólogo de Jesús Arias, fue todo un festín para los sentidos pues nos hizo ver y participar de las inquietudes, los desafíos, las vivencias y el crecimiento en la fe de un hombre ejemplar: San Vicente de Paúl, y todo ello desde el escenario que nos transportó a todos a la vida y pensamiento de este hombre tan singular para la Familia Vicenciana. La representación fue una extraordinaria catequesis viva de la que nos hizo coparticipes a todos los presentes en la sala.

En la Eucaristía presidida por el Padre Teodoro y concelebrada con el Padre Vitorino, celebramos el gozo de ser hermanos del mismo Cristo,  fue preparada con mucho esmero y amor, contó con la participación de todos y se resume muy bien en las palabras de ambientación que nos dirigió nuestra Delegada: “Celebramos hoy nuestro 25 aniversario y la mejor forma de coronar este acontecimiento, es La Eucaristía. En ella damos gracias, escuchamos la Palabra de Dios que nos ilumina y recibimos fortaleza para seguir a Cristo fuente de vida y salvación”.

Muchas generaciones de voluntarias, antes que nosotras, hicieron su aportación dejándonos una herencia de servicio y un ejemplo a seguir. Si sumáramos, hoy día, todas las obras y servicios que la Asociación ha realizado veríamos el inmenso caudal  del que somos herederas y herederos, y que se traduce en que muchos hermanos sin este socorro hubieran muerto, pasado hambre, desesperación, soledad, abandono, y penurias sin fin. No olvidemos nunca que es la Caridad, entendida como expresión del amor de Dios, lo que sustenta y da vida a nuestra Asociación.

Aprendamos a valorar lo pequeño porque de las gotas de agua está formado ese bellísimo mar que contemplamos desde esta casa y como dicen los carteles de este Encuentro, ” Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo pequeñas cosas puede cambiar el mundo”. Que siembre seamos esa gente pequeña dispuesta a cambiar el mundo, haya donde nos toque vivir y actuar.

La comida fue, un recargo de energías muy sabroso, preparada con mucho amor y arte por las hermanas de la casa.

El homenaje a las voluntarias mayores fue muy entrañable y, aunque algunas no pudieron recoger su diploma se les mandó después.

Como punto final a nuestro querer compartir con todas las voluntarias de  España lo vivido y experimentado en este Encuentro tan especial para nosotros, ya que ese es el objetivo de esta crónica, queremos compartir algunas de  las palabras de nuestra Delegada en su saludo:

“Ante todo bienvenidos y gracias por hacer posible esta celebración; este 25 aniversario de  los Encuentros de la Delegación de Granada no sería posible  sin vuestra presencia, toda esta preparación y el esfuerzo que ha costado organizarlo;  los desvelos, el trabajo de unos y otros, el sin fin de tareas, el ir y venir etc. Hoy sería toda una quimera sin vosotras/os, que lo hacéis realidad viva y palpable con alma y  corazón; con una ilusión nueva por renovarse y crecer, por engrandecer la asociación y lo que ella representa: una tarea común en el espacio y en el tiempo de servicio al hermano más necesitado, una proclama viva del Evangelio del Buen Samaritano. Así que por todo ello muchas gracias y mis mejores deseos de paz y felicidad para todos vosotros y vuestras familias y comunidades.

Las gracias también a todos los que de alguna manera van a participar y a estar a nuestro servicio, desde las propias Hermanas de la cocina, que nos prepararán el almuerzo, hasta los Padres Paules que nos acompañan, sin olvidar a Jesús Arias que encarnará para nosotros a San Vicente y las niñas de san Manuel junto con su profesora que le ayudaran; las compañeras que participaran en la misa redonda y otros muchos/as que calladamente nos prestarán sus pies y manos para atendernos.

Con todo han quedado en el camino cosas pendientes que se irán realizando a lo largo del año como es la elaboración de una memoria o folleto que recoja la labor realizada y las andaduras de la Delegación y por tanto el trabajo, el esfuerzo y la entrega de todos y todas vosotros/as; realizar esta tarea es también una forma de dejar una herencia de fé y de vida a las generaciones venideras de voluntarias, es por tanto un compromiso con ellas al que no debemos faltar.

De las voluntarias que nos precedieron en el tiempo hemos recibido una herencia muy rica en servicio y también en pioneras en buscar y encontrar nuevas formas de trabajar con proyectos en unión con otros grupos, con nuevos enfoques de organización y con una idea clara a desarrollar por nuestra generación: revitalizar la asociación.

Desde aquí  quiero animaros a todas/os a participar y trasladar  a familiares y amigos lo que para nosotros significa esta  celebración. NO VOLVEREMOS A TENER EL PRIVILEGIO DE CELEBRAR OTROS 25 AÑOS, por lo menos algunos de nosotros. Y las alegrías y los gozos también hay que saber transmitirlas, son una buen gancho para atraer nuevos voluntarios/as.

No podemos olvidar que la Asociación, a través del mundo,  tiene presente la caridad evangélica y trabaja por instaurar la justicia social como fundamento y base de la caridad. Este fue el lema de San Vicente y sus seguidores, entre ellos nosotros/as. Por eso, trabajamos juntos para erradicar la pobreza y sus causas, tarea que es hoy más necesaria que nunca”

Emilia Sánchez